15/8/19

La bandera española de todos. Si antes decía…

Me encontré este texto revisando un Hermano Lobo de 1972. Cosas viejas de viejos. Todo cambia y como tenemos una gran capacidad de adaptación, pues no sucede nada. Si eres joven no te preocupes, también te sucederá a ti. Es cuestión de tiempo.

Me ha hecho gracias los de “España” por “Este país” admitiendo que en la Transición no fuimos capaces de mantener el sentido de la palabra España como algo que deberíamos haber compartido. España sonaba a franquista, dictatorial, facha, viejo. En eso nos equivocamos totalmente. Como en perder los símbolos de todos. No supimos hacerlo bien.

Hubiera bastado con cambiar la bandera, algo básico pero que no se tuvo arrestos para plantarse. 

Una Transición con los mismos mimbres que la que tuvimos, pero que hubiera adoptado la bandera con las tres franjas del mismo tamaño, y colores roja y amarilla (tamaños como la bandera Republicana y colores como en la de la dictadura y anteriores), podría haber servido para hacer un guiño a que era una nueva España y había que cuidar los símbolos.

11/8/19

¿Quién fue Iván Zulueta? Un, dos, tres… el escondite inglés

El artista Juan Ricardo Miguel Zulueta Vergarajauregui, conocido como Iván Zulueta es de esos ejemplos de personas implicadas en el arte desde diferentes puntos de vista y actividades, que por desgracia no logró auparse con un espacio propio y reconocido, que le permitiera crear sobre todo más largometrajes.

Ayer tuve la suerte de ver su primer largometraje “Un, dos, tres… el escondite inglés” que tuvo que ser firmado por José Luis Borao como director ya que Iván Zulueta no tenía el Carnet del sindicato (que durante los años del franquismo era imprescindible para poder firmar una película de forma oficial. Realizada en el año 1969 marca un camino surrealista y musical que sin duda para aquellos años era totalmente innovador y novedoso. Los decorados, muchas de sus escenas, son simplemente geniales para aquellos años. E incluso para estos.

Observar en el año 1969 una obra de arte conceptual, casi abstracta, bellamente fotografiada y decorada, con “besos” entre protagonistas, es un ejemplo de que la osadía tenía cabida. Aunque hay que advertir que en España no se pudo estrenar en su año, sino tras varios forcejeos un año después, tras pasar por el Festival de Cannes.

Al no tener el carnet del sindicato vertical como director, aunque había estudiado en la Escuela Oficial de Cinematografía, se dedicó a la creación de carteles para cine y a la realización y dirección de cortometrajes.

Su carrera como director se compuso solo de dos películas, la que hemos comentado y la mucho más conocida “Arrebato” que hizo en el año 1979 y que supuso en gran fiasco económico aunque obtuvo varios premios y un reconocimientos muy posterior, cuando 20 años después fue reeditado en DVD y se redescubrió el talento que era excesivamente novedoso para los años en los que se planteaba a una sociedad que salía de la Dictadura, experimentos visuales no siempre entendidos.

Ensayo sobre psicología erótica de 1972

En 1972, sabedores los acompañantes del Dictador que se moría y por ello había que adaptarse a los nuevos tiempos, empezaron a intentar engañar a la sociedad, al pueblo se decía entonces, a base de cambiarles libertad de opinión total por libertad de opinión erótica. En aquellos años y en los posteriores, era muy fácil empezar a ver tetas y órganos sexuales, viñetas de sexo, textos eróticos, como forma de abrir el lenguaje hacia esos temas, para evitar hablar de otros.

Esta viñeta de Forges, portada de la revista Hermano Lobo retrata perfectamente la normalidad de hablar de erotismo dentro de la dictadura, como forma de llevar a la sociedad al convencimiento de que ya teníamos lo mismo que en Europa, cuando en realidad eran las clásicas manipulaciones hoy conocidas como fake new.



9/8/19

¿Quién ganó en los años de la Transición? Los inmovilistas

El espíritu de los presuntos reformistas durante los últimos años de la Dictadura era mantenerse en el poder a costa de cambiar las formas pero no los fondos. La eterna pregunta es: ¿Quién ganó en esa pelea durante los años de la Transición? Pues muy posiblemente los que venían de la vieja dictadura, pues tenían todo el poder para auparse desde el miedo a costa de diseñar políticas nuevas que parecieran suficientes.

Mingote desde el ABC, un diario ya entonces conservador, nos dejaba el punto de vista real de los pensamientos que anteceden a la muerte del Dictador. Rodeados de piedras inamovibles, los diseñadores del futuro querían seguir quietos, descansando y disfrutando de su presente.

Había que seguir engañando a la sociedad a cambio de hacerles creer que el futuro iba a ser maravilloso. Pero jugando con mantener el presente los más años posibles.